Skip to Content

¿Qué es una resolución?

Por: Lic. Raudiel Peña Barrios

Todo el proceso de negociación, discusión e intercambio de criterios que se desarrolla durante las sesiones de trabajo de HAVMUN, tiene como objetivo central llegar a una resolución. Este documento contiene los aspectos en torno a los cuales deciden pronunciarse las delegaciones que se reúnen en cada una de las comisiones de HAVMUN. Es, en esencia, un instrumento que resume los intereses de la comunidad internacional en aras de enfrentar determinada problemática mundial. Se trata del documento resumen de los debates sostenidos durante las sesiones de trabajo.

Para lograr arribar a una resolución, primeramente se hace necesario que todas las delegaciones participen con sus argumentos y criterios en el proceso de negociación de aquella. Esta participación puede asegurarse a partir de ir dando a conocer puntos que a cada delegado le interese incluir en la resolución, que al final del debate se adopte. Los puntos a los que hacemos referencia se pueden hacer públicos durante la lectura de la posición oficial, en las intervenciones en los caucus moderados y simples, o, sencillamente, pueden hacerse circular entre delegaciones aliadas mediante mensajes enviados con el edecán.

De igual manera, durante el proceso negociador previo al evento también se pueden hacer propuestas para la elaboración de puntos comunes dentro de un mismo grupo regional, es decir, se puede llegar a consensuar criterios respecto a un tópico a lo interno de los grupos de naciones a los cuales una delegación pertenezca.

Es importante dejar sentado que todas las delegaciones tienen posibilidades de contribuir con sus ideas y opiniones, al enriquecimiento de las resoluciones de su comisión. No importa cuán aparentemente más o menos importante sea su delegación en el contexto de las relaciones internacionales, sino el real nivel de preparación académica que cada delegado tenga. En este sentido, mientras mayor sea el nivel de preparación de un delegado, mayor serán las posibilidades de participación de este en el proceso negociador de una resolución, y por tanto más hará sentir los intereses del Estado al que representa en el documento final que se adopte sobre cada tema.

Debe quedar claro que una buena resolución debe estructurarse sobre la base de los aspectos que se señalan al respecto en las reglas de procedimiento. Se trata de un documento formal, con solemnidades muy claras, pero que a la vez requiere de un lenguaje claro y diáfano, o de lo contrario puede volverse un arma en contra de delegaciones que patrocinen o que apoyen con su voto esa resolución. Los delegados deben saber que la experiencia nos ha enseñado a todos que la colocación o no de un adverbio, o una coma situada antes o después de determinada palabra aun cuando esta esté ubicada en un párrafo pre-ambulatorio, pueden definir si una resolución es beneficiosa o perjudicial para determinado Estado o grupo de Estados. En todo caso la discusión y aprobación de este tipo de documento, requiere de los cinco sentidos del delegado.