Skip to Content

Declaración del Comité Organizador Estudiantil

Nosotros el Comité Organizador Estudiantil del Modelo de Naciones Unidas de La Habana:

Recordando el legado de Fidel Castro Ruz;

Expresando nuestras más profundas condolencias al pueblo de Cuba y a la familia del Líder Histórico de la Revolución Cubana, eterno Comandante en Jefe con motivo de su fallecimiento el 25 de noviembre de 2016;

 Atendiendo a la ratificación del concepto de Revolución, expresado por Fidel Castro Ruz el 1 de Mayo del 2000, por el pueblo de Cuba y este Comité Organizador;

1.      Reconocemos que Fidel Castro Ruz es más que un título formal de los antes enunciados, Fidel  es simplemente FIDEL,  no un ente ajeno y distante, sino alguien a quien sentimos como uno más de nosotros;

2.      Reconocemos además que su distinción está en el hecho que dio el paso al frente cada vez que nuestro  pueblo lo necesitaba, hizo posible una Revolución, capaz de retumbar en los propios cimientos de un pensamiento colonizador capitalista, que se alimentaba a si mismo del sudor y sufrimiento ajenos, una Revolución que cambió el rumbo de la historia y dio la alternativa de un nuevo mundo;

3.      Afirmamos que no se trata de una desaparición sino una transformación en ideas, transformación que constituye un privilegio para aquellos que pusieron a su pensar  por delante de su vida, de aquellos cuya máxima protección era la dignidad, que es la única que continua protegiendo incluso después de la muerte

4.      Recordamos las palabras de Eduardo Galeano quien expresara en su obra: Espejos (Una historia casi universal):

(…)Sus enemigos dicen que fue rey sin corona y que confundía la unidad con la unanimidad, (…) que ejerció el poder hablando mucho y escuchando poco, porque estaba más acostumbrado a los ecos que a las voces. Y en eso sus enemigos tienen razón.
Pero sus enemigos no dicen que no fue por posar para la Historia que puso el pecho a las balas cuando vino la invasión, que enfrentó a los huracanes de igual a igual, de huracán a huracán, que sobrevivió a 637 atentados, que su contagiosa energía fue decisiva para convertir una colonia en patria, (…) no dicen que esta revolución, crecida en el castigo, es lo que pudo ser y no lo que quiso ser. Ni dicen que en gran medida el muro entre el deseo y la realidad fue haciéndose más alto y más ancho gracias al bloqueo imperial, que ahogó el desarrollo de una democracia a la cubana, (…) que esa hazaña fue obra del sacrificio de su pueblo, pero también fue obra de la tozuda voluntad y el anticuado sentido del honor de este caballero que siempre se batió por los perdedores, como aquel famoso colega suyo de los campos de Castilla.

5.      Declaramos dedicar el XXII Periodo de sesiones de HAVMUN  a la vida y obra labrada por Fidel Castro Ruz y a su inquebrantable legado.